Aleister Crowley (1875-1974)

28.07.2017

Hoy día es difícil hablar de esoterismo y religiones de la Nueva Era sin toparse con el nombre de Aleister Crowley, quien ha pasado a la historia como el ocultista más importante del S.XX y como figura referencial para algunos satanismos contemporáneos e indirectamente de la propia wicca, pues uno de los autores en los que se inspiraron sus bases, Gerald Gardner, bebió directamente de él. Por ello, aquí va una breve biografía.

Edward Alexander Crowley (1875-1974) nació en una familia adinerada y de férrea disciplina cristiana a la que él se enfrentaría pronto. Se inició en la Golden Dawn u Orden Hermética de la Aurora Dorada, una sociedad rosicruciana que dirigía S.L. Mathers, nada más y nada menos que el traductor al inglés del grimorio Clavicula Salomonis o Llave menor de Salomón, entre otros textos de saber esotérico, y que además realizaba rituales de corte egipcio. Uno de los profesores predilectos de Crowley fue Alan Bennett, un asceta ordenado monje budista que le mostró sus conocimientos de magia. Aleister fue un gran conocedor de la acrtomancia, el I Ching, el Yoga, el Tantrismo, la Cábala y del esoterismo occidental en general.

Fundó por su parte la orden Argentum Astrum (A.A.) en 1905. Allí reúne los conocimientos adquiridos junto con otros de su propia cosecha, recogidos de sus viajes por Egipto y Asia. En El Cairo, un año antes, afirmó haber recibido la revelación de parte de un espíritu de nombre Aiwaz, y escirbió un libro inspirado, Liber Vel Legis, El libro de la Ley. En este libro la humanidad se dividía en tres períodos o eras. La era de Isis hacía referencia al matriarcado religioso; la era de Osiris, al patriarcado general y al nacimiento de las llamadas grandes religiones; la tercera y última, la era de Horus, sería una época revulsiva contra el orden religioso, político y social. Curiosamente, el inicio de la era de Horus coincidiría son su expulsión de la Golden Dawn en 1907. Crowley estableció, sin embargo, las bases para la Golden Dawn Thelemita, una rama diferenciada de la G.D. original.

En 1912 fue nombrado director de la Ordo Templi Orientis, Orden del Templo de Oriente (O.T.O.), francmasona al principio y reestructurada bajo su mandato con la ley del Thelema: "Haz lo que quieras". Este principio libertario, cuyo propio nombre quiere decir "libertad" en griego, parece tener origen en una historia escrita por François Rabelais donde era la norma clave de una abadía ficticia. Inspirándose en ello, en 1920 Crowley funda la Abadía de Thélema en Cefalú, Sicilia. Allí se realizaron rituales de todo tipo, y el propio Crowley realizaba pinturas en un estado mental de segundo nivel, cuadros fotografiados por Kenneth Anger.

No obstante, el propio principio del Thelema hacia que los asuntos mágico-religiosos, a pesar de tener como objetivo buscar lo que él llamaba la Voluntad Verdadera, esto es, encontrar el camino para cumplir lo que uno desea con éxito desde un punto de vista psicológico y físico, quedasen en concepciones e interpretaciones individualistas que trajeron más de una escisión debido a estas autoiniciaciones. Sus apariciones excéntricas (vestido a la manera egipcia antigua, asiática, fumando tabaco empapado en ron, con capa y túnica...) y su firma, La Bestia o el 666, pretendiéndose el diablo, le ganaron la misma publicidad que burla, y sus rituales sexuales y violentos - varias de sus participantes fueron hospitalizadas y un miembro de la orden murió durante los mismos - provocaron el cierre de la abadía y su expulsión de Italia en 1923. Fue rechazado también en Francia y de regreso a Inglaterra perdió gran parte de su patrimonio defendiéndose en un juicio en el que se le acusó de realizar misas negras.

Crowley tiene más de una decena de publicaciones que merece la pena revisar, una vez se tenga en cuenta toda su trayectoria vital para evitar caer en juicios y prejuicios tanto acerca de la magia que practica como de su propia persona, pues no se ha de olvidar que fuera de su imagen, recibió una educación esmerada, y sus obras comenzó a escribirlas desde los 23 años. Esta advertencia es válida también para quien le bibliografía donde se le mente, pues puede tratarse tanto de admiradores como detractores, con la consiguiente imparcialidad. Fue su discípulo, Wilfred Smith, quien propagó en California las enseñanzas del Libro de la Ley y fundó en Estados Unidos la Iglesia del Thelema, sin embargo, la posterior dirección de Parsons provocó choques entre la visión europea y la americana y derivaron por rutas diferentes.

Crowley murió en 1947 en la localidad de Hastings, en Sussex, a los 72 años, por problemas cardiorrespiratorios. A su muerte hubo todo tipo de especulaciones sobre su forma de morir y sus últimas palabras, tratando de dignificar o evocar épicamente a alguien tan odiado como admirado. En su funeral se leyeron párrafos de sus propias obras.

Pietro Viktor Carracedo Ahumada - pietrocarracedo@gmail.com 

Bibliografía:
Crowley, Aleister, Confessions of Aleister Crowley, 1929
Crowley, Aleister, Liber Vel Legis, A. A. 1904
Rodríguez Santidrián, P. Diccionario de las Religiones, Alianza Editorial 2004
Symmonds, John, La Gran Bestia: Vida de Aleister Crowley. Siruela, 2008 Lavel, España